La primera infancia

Es la etapa evolutiva que comprende desde el nacimiento hasta la etapa preescolar.

Es uno de los momentos de desarrollo con mayor capacidad de cambio ya que el cerebro todavía se está formando. En estos años un ser indefenso y sin capacidad para sobrevivir se convierte en un niño que piensa y se emociona, que habla y corre, que se relaciona y empieza a utilizar sus experiencias.

Cualquier problema tiene ahora una solución más fácil, es el mejor momento para poder prevenir, detectar, diagnosticar y tratar cualquier trastorno neurobiológico y/o psicoeducativo.

Señales de alarma de los 18 a los 24 meses

Al final de esta etapa, el niño debería haber alcanzado hitos como caminar solo, sostener objetos mientras camina, iniciar la carrera, comenzar a poder ponerse de puntillas con los pies, chutar balones y subir y bajar escaleras con apoyo.

A nivel de psicomotricidad fina debería hacer garabatos espontáneos, a nivel motriz-manipulativo volcar recipientes, vinculado al área motriz-cognitiva, empezar a establecer un juego simbólico, y en relación a la motricidad-sociabilidad, poder imitar el comportamiento de los demás .

A los 18 meses podemos valorar como señal de alarma de que el niño no camine sin ayuda, que tenga torpeza con la manipulación de las manos y que no utilice los objetos por su uso funcional.

Al 24 meses son señales de alarma si camina con torpeza, muestra incapacidad para tirar la pelota con las manos, que no suba escaleras con dos pies en cada escalón, que no dé patadas al balón, que no haya garabateo y que no imite acciones.

La información proporcionada en esta web, es sólo para su conocimiento general y no es sustitutivo de consejos médicos o profesionales para condiciones médicas específicas. Usted no debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar ningún problema de salud o enfermedad sin consultar a un profesional médico.

Web actualitzada el Viernes 03 Mayo 2019, 09:21