Etapa Escolar

La etapa escolar

Es el período de desarrollo que empieza con el inicio escolar y finaliza con la adolescencia.

A esta edad el niño tiene que salir de su casa y entrar en un mundo desconocido, donde las personas que formaban su familia y su mundo hasta ese momento se quedan fuera. Su éxito o fracaso en este período dependerá en parte de las habilidades que haya desarrollado en sus años de vida anteriores. Este hecho marca el inicio de contacto del niño con la sociedad a la que pertenece, la cual le exige de nuevas habilidades.

Por otro lado, la relación con sus padres cambia iniciándose un proceso gradual de independencia y autonomía, donde aparece el grupo de amigos como un referente importante que se constituye como uno de los ejes centrales de su desarrollo.

Trastorno del aprendizaje de causa escolar o familiar

En el curso del aprendizaje de los niños no sólo se debe tener en cuenta sus capacidades genéticas o aptitudes inherentes, sino que también juegan un papel importante la escuela con el profesorado y la estimulación de un adecuado ambiente familiar que propicia una favorable evolución académica.

Muchos niños o niñas comentan que se aburren o que no se sienten bien en la escuela, esto puede ser debido a varios factores, entre otros a la forma de reforzar y recompensar a los castigos, al número de alumnos por clase y las relaciones entre ellos, las condiciones materiales, la experiencia y conocimiento del profesorado, el hecho de saber y saber transmitir los conocimientos, las evaluaciones o la simple desmotivación ante el temario asignado. Todos estos factores y otros, deberán ser trabajados, por lo que el hecho de aprender no se vuelva en algo aburrido y rutinario, sino en encontrar su sentido y satisfacción, y por esta razón el trabajo del profesorado es fundamental, para motivar, llamar la atención del alumnado, y saber transmitir los conocimientos de forma correcta y comprensible.

Por otra parte, el trabajo educativo y la influencia del ambiente familiar es básico. Este trabajo debe realizarse desde pequeños, y se deben inculcar buenos hábitos de estudio desde un principio. Algunos de los estilos educativos negativos que más se encuentran en la práctica clínica, son: la sobreprotección, el permisivismo, el perfeccionismo, el abandono o rechazo y la actitud educativa incongruente.

Por último, también resulta muy importantes las condiciones materiales y ambientales que favorecen el estudio, como sería un espacio tranquilo, sin ruidos ni estímulos que faciliten la distracción, un espacio de trabajo correcto con material adecuado y una buena iluminación, entre otros.

La información proporcionada en esta web, es sólo para su conocimiento general y no es sustitutivo de consejos médicos o profesionales para condiciones médicas específicas. Usted no debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar ningún problema de salud o enfermedad sin consultar a un profesional médico.

Web actualitzada el Jueves 20 Junio 2019, 10:01