La adolescencia

Es la etapa de transición entre la infancia y la vida adulta, es la despedida de las dependencias infantiles y un continuo esfuerzo para lograr un conocimiento personal satisfactorio.

El adolescente es un viajero sin mapa, que ha abandonado una localidad sin conocer del todo la siguiente. Es una etapa de cambios continuos e inesperados que se mueven entre las libertades del pasado y las responsabilidades del futuro.

Es también, y fundamentalmente, una etapa de cambios bienvenidos, crisis bienvenidas y adaptaciones bienvenidas.

Retraimiento, pasividad e introversión excesivas

Uno de los cambios iniciales que puede percibir la familia o el entorno en un adolescente con un trastorno psicótico incipiente es la presencia de un retraimiento social acentuado con una pérdida de iniciativa y de energía en general, con conductas de aislamiento, pasividad y de introversión excesiva. Son adolescentes que pueden pasar todo el día en la cama o dentro de su habitación, evitando el contacto ocular y cualquier tipo de conversación. Todo ello va generando un deterioro de su funcionamiento personal, familiar, escolar y social.

Es frecuente observar el abandono de los estudios, que se inicia ignorando sus deberes y obligaciones (viven excesivamente en “su mundo”), con una pérdida de interés en las relaciones sociales, mostrando también un cambio evidente en la conducta y en su apariencia general (habitualmente en estas situaciones dejan de dar ningún valor a su imagen e higiene personal).

La información proporcionada en esta web, es sólo para su conocimiento general y no es sustitutivo de consejos médicos o profesionales para condiciones médicas específicas. Usted no debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar ningún problema de salud o enfermedad sin consultar a un profesional médico.

Web actualitzada el Lunes 29 Julio 2019, 08:00