La adolescencia

Es la etapa de transición entre la infancia y la vida adulta, es la despedida de las dependencias infantiles y un continuo esfuerzo para lograr un conocimiento personal satisfactorio.

El adolescente es un viajero sin mapa, que ha abandonado una localidad sin conocer del todo la siguiente. Es una etapa de cambios continuos e inesperados que se mueven entre las libertades del pasado y las responsabilidades del futuro.

Es también, y fundamentalmente, una etapa de cambios bienvenidos, crisis bienvenidas y adaptaciones bienvenidas.

Desobediencia sistemática

La etapa adolescente es de cambios, cambios de comportamiento y del estado de ánimo, momentos de rebeldía y de desafío, lo que facilita episodios normales de desobediencia puntual  (así ocurre con la mayoría de adolescentes), no obstante, cuando la falta de cumplimiento de las normas, se da de forma reiterada y sin respeto a ningún tipo de autoridad,  nos encontramos ante una situación problemática, ante un probable trastorno de conducta, mucho más difícil de afrontar y reconducir.

Los padres deben mostrar autoridad, procurando que las normas que establezcan sean justas y adecuadas. En su logro tienen que entender y comprender la etapa adolescente, aplicar y saber administrar las normas adecuadas en cada momento, y no excederse en ellas, sin pretender que sus hijos sean siempre perfectos y  aceptando que sus “formas de hacer” no siempre deben de coincidir con las suyas.

Entre las características de los adolescentes con trastornos  de conducta encontramos:

• Desobediencia reiterada.
• Arrogancia.
• Baja tolerancia a la frustración.
• Actitudes desafiantes y negativistas/oposicionistas.
• Actitudes exigentes con los que le rodean.
• Egocentrismo.
• Tozudez excesiva, son mentalmente poco flexibles.
• Utilizan expresiones y palabras malsonantes.
• Muestran dificultades para cumplir las normas de los adultos y figuras de autoridad, como familiares y maestros.
• Están malhumorados e irritables.
• Fácilmente faltan a clase, o tienen problemas escolares por su comportamiento, donde se producen castigos y expulsiones.
• Pueden presentarse fugas de casa, a pesar de las prohibiciones paternas, y vuelta al hogar, en horas no pactadas.

 

La información proporcionada en esta web, es sólo para su conocimiento general y no es sustitutivo de consejos médicos o profesionales para condiciones médicas específicas. Usted no debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar ningún problema de salud o enfermedad sin consultar a un profesional médico.

Web actualitzada el Lunes 29 Julio 2019, 08:00