Dr. Jordi Sasot Llevadot

Es médico especialista en Psiquiatría y Pediatría por la Universidad Autónoma de Barcelona (Unidad Docente Vall d'Hebron) desde el 1983.

Magíster en Psiquiatría y Psicología Infanto-Juvenil por el Departamento de Farmacología y Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Barcelona con la cualificación de Sobresaliente.

Colegiado por el Col·legi Oficial de Metges de Barcelona con el nº 13.345.

Pertenece al Cuerpo Facultativo del Centro Médico Teknon dónde dirige la Unidad de Paidopsiquiatria (Psiquiatría y Psicología Infanto-Juvenil).

Presidente de la Societat Catalana de Psiquiatria Infanto-Juvenil, de la Acadèmia de Ciències Mèdiques de Catalunya i Balears (2003-2007).

Miembro de la Asociación Española de Psiquiatria del Niño y del Adolescente.

Miembro de la ESCAP (European Society for Child and Adolescent Psychiatry).

Miembro de la AACAP (American Academy of Child and Adolescent Psychiatry).

Miembro de la Societat Catalana de Pediatria.

Miembro de la Asociación Española de Pediatria.

Miembro del Consell Assessor del Pla Director de Salut Mental i Addiccions del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya. (2003-2012)

Profesor del Postgrado en Psiquiatría Infanto-Juvenil de la Facultat de Medicina de la Universitat Autònoma de Barcelona.

Trastorno por déficit de atención con o sin comorbilidad

Artículos de prensa

TDAH: trastornos asociados. Preguntas y respuestas.

LLoc i data de publicació: blog "al otro lado del hilo rojo", 29 de juliol de 2010

Enllaç: http://alotroladodelhilorojo.blogspot.com/2010/07/trastorno-por-deficit-de-atencion-e.html

 

Trastorno por déficit de atención con o sin comorbilidad (Trastornos asociados)
Dr. Jordi Sasot Llevadot .Psiquiatra y Pediatra .Presidente de la Societat Catalana de Psiquiatria Infanto-Juvenil.


¿Cómo diagnosticamos el TDA-H?


El diagnóstico debe ser siempre multidisciplinario en él, el paidopsiquiatra o el neuropediatra, es decir el médico, debe ser el eje alrededor del cual giren los demás especialistas, el psicólogo y el pedagogo fundamentalmente.
El diagnóstico requiere la capacidad de contactar con el paciente y su familia en los primeros momentos, saber escuchar la demanda es fundamental.Debe también realizarse una anamnesis cuidadosa acompañada de adecuadas entrevistas abiertas y cerradas con padres y maestros, en su valoración son muy útiles los cuestionarios de conducta de Conners, o el CBC de Achenbach, que nos ofrecen habitualmente las primeras pistas en comorbilidad.


Es preciso realizar una completa exploración física que incluya la exploración sensorial y la exploración neurológica.
A nivel paidopsiquiátrico debe realizarse una entrevista personal con el niño o el adolescente, valorando la hiperactividad, el control del impulso, el autoconcepto y la autoestima, las conductas negativistas y desafiantes y las posibles conductas disociales.


Las exploraciones psicodiagnósticas y psicopedagógicas, deben siempre acompañar el estudio de un niño o adolescente TDAH. La exploración psicodiagnóstica debe incluir sendos estudios neurocognitivos (valorando atención sostenida, memoria de trabajo y control ejecutivo) y psicopatológicos, finalmente la exploración psicopedagógica debe identificar el nivel académico
y el conocimiento de las técnicas instrumentales escolares.

¿Es tan frecuente el trastorno?


El TDA-H es un diagnóstico serio que puede requerir tratamiento a largo plazo con asistencia psicológica y farmacológica y por tanto es importante que el especialista busque primero y trate ante las otras muchas otras causas de estos comportamientos, como así requiere la práctica de un adecuado diagnóstico diferencial con:
Variantes de la normalidad. 

  • Trastornos médicos.
  • Trastornos del desarrollo.
  • Trastornos emocionales-afectivos-conductuales.
  • Trastornos ambientales.

 

¿El diagnóstico de TDA-H puede acompañarse de otros problemas?

Evidentemente sí, aquí interviene el concepto de comorbilidad, es decir los trastornos asociados al TDA-H. 

La comorbilidad, es un término médico acuñado por AR Fenstein en 1970, y que se refiere a dos conceptos:

-La presencia de uno o más trastornos (o enfermedades) además de la enfermedad o trastorno primario. 

-El efecto de éstos trastornos o enfermedades adicionales.

En Medicina el hecho de que una parte del organismo sufra una disfunción facilita que esta misma área sufra de otras.
El TDA-H es un trastorno comórbido, es pues decisivo conocer la comorbilidad ya que cada trastorno comórbido puede precisar un tratamiento distinto.
Los trastornos asociados más frecuentes ya fueron estudiados por el Prof. J. Biederman en 1991, publicándose su estudio en el American Journal of Psychiatry. En dicho trabajo se daba relevancia comórbida a los siguientes procesos:

  • Trastorno negativista-desafiante.
  •  Trastorno de conducta disocial.
  •  Trastornos emocionales.
  • Trastornos afectivos.
  • Trastornos de aprendizaje.

¿Qué ocurre con los niños TDA-H que presentan un significativo bajo rendimiento académico?

Evidentemente el déficit de atención es responsable de “per se” de dificultades de aprendizaje ya desde el final de la etapa preescolar, pero es también frecuente encontrar niños, con los que sus profesores no consiguen la forma de avanzar en el aprendizaje de alguna de las técnicas instrumentales escolares (leer, escribir y calcular).

Los trastornos de aprendizaje comórbidos más frecuentes son los trastornos de la lectura, de la escritura y del cálculo, también denominados dislexia, disgrafía y discalculia.

Las dificultades más significativas como factor pronóstico en el aprendizaje escolar, son las lectoras. A este nivel destacan en estos niños la presencia de dificultades en la segmentación fonética (capacidad para descomponer las palabras en sonidos), en la lectura visual (reconocimiento de las letras y palabras por su forma) y en la comprensión lectora,presentan habitualmente dificultades en sus adquisiciones lectomecánicas (velocidad lectora) sin hacerse excesivamente evidentes las dificultades lectocomprensivas.

¿Qué otros trastornos comórbidos pueden asociarse a TDA-H?


Destacaríamos los tics, el síndrome de la Tourette (emisión repetida de tics motores y verbales múltiples), el trastorno obsesivo-compulsivo, desórdenes de la comunicación (algunos
pacientes TDA-H presentan alteraciones significativas del desarrollo del lenguaje expresivo y comprensivo) y desórdenes del desarrollo de la coordinación.

¿Y....porqué se hundió el Titánic?


El concepto de comorbilidad en el TDAH es pieza fundamental, eje básico sobre el que debe girar su diagnóstico y tratamiento, no podemos quedarnos en una visión reduccionista de diagnóstico único, como así le ocurrió a otro nivel al capitán del Titánic que inmerso en su desconocimiento fue incapaz de valorar aquel trozo de hielo, un iceberg.

 

La información proporcionada en esta web, es sólo para su conocimiento general y no es sustitutivo de consejos médicos o profesionales para condiciones médicas específicas. Usted no debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar ningún problema de salud o enfermedad sin consultar a un profesional médico.

Web actualitzada el Lunes 29 Julio 2019, 08:00